No pudo ser. Se nos volvió a escapar, como en Martorell. El Simply Olivar nos infligió la cuarta derrota de la temporada (71-70) que, junto con el resto de resultados, provoca un triple empate en la cabeza de la clasificación que ahora lideran el Flanigan Calvià, el Martorell y el Made in Menorca, por este orden, con un balance de 10 victorias y 4 derrotas.

Nos repartimos los cuartos, de manera alterna, según quien pudo y supo imponer su ritmo. El primero fue para los jovencísimos pupilos de Carlos Iglesias -equipo, recordemos, vinculado al Zaragoza de ACB. El salto inicial lo dimos con Adrià Mesa, Pau Pons, Jesús Vargas, Ángel Piedra y Juan Murillo. Empezamos 0-4, pero nos condicionó entrar muy pronto en el ‘bonus’ de faltas, con 7:23 aún por jugar y el electrónico 4-4. El quinteto maño se acomodó a su habitual ritmo, muy alto, intenso y físico de juego (11-4, 13-6) y el parcial, aunque conseguimos equilibrarlo (15-13), se nos fue muy por encima de nuestras intenciones (22-18).

El segundo cuarto conseguimos meternos en el partido, ajustamos la defensa con un quinteto de garantías para esta labor -Mesa, Isma, un inmenso Piris, Piedra y Jan. El escolta gallego, tras rebote ofensivo, genera un 2+1 que nos pone por delante (30-31), distancia que ampliamos con una entrada de Jan y un contraataque culminado otra ez por Isma (30-35). Albadalejo ajusta el marcador al descanso tras aprovechar una segunda opción (32-35, parcial de 10-17).

Salimos del vestuario y el Olivar nos sorprender a través de su acierto exterior, del que adolecimos nosotros (8 triples suyos, por 4 nuestros). 47-41, 52-43… y aún así alcanzamos el último acto “vivos” y seguros de tener opciones al triunfo (59-54, parcial de 27-19).

Nos cuesta, pero a base de defensas alternativas desconectamos la amenaza de rotura de partido (69-62, a 5:25) y con un parical de 0-8 por ponemos por delante y con posesión (69-70). Y entonces entramos en una serie de despropósitos hasta el adverso desenlace final.

A 1:28 para consumir el tiempo reglamentario, con el 71-70 ya fijado en el electrónico, Pitu falla dos tiros libres. Pero recuperamos la posesión, Varga ensaya un triple que no entra (1:11); nuestra defensa zonal recupera el balón… que perdemos al pisar Mesa la línea lateral (40 segundos). Tiempo muerto en la pista. Ataca el Olivar y… paso del alero de Felanitx, Joan Bernácer. El tiempo que resta de partido prácticamente va en paralelo al de posesión (27″96). Jugamos en estático, bloqueo de Jan a Pitu, el base madrileño penetra por la línea de fondo pero no encuentro ni al propio Jan ni a Vargas, con la posición ganada bajo el aro.

Balón perdido y falta sobre Bernácer. El mallorquín yerra el primero y tira a fallar el segundo (con 1 segundo y 55 décimas por jugar), rebote de Vargas y último tiro desde nuestra cancha de Pitu que no entra. 71-70. Inamovible. Dominamos el rebote (35 por 44), pero también acumulamos más pérdidas (10 por 20).

Pues nada, toca seguir remando. La próxima cita, en casa, el domingo, a partir de las 12.30 horas frente al Cornellà, que llegará herido tras la derrota en su pista a manos de un enrachado Martorell (58-84). Os esperamos.