No hemos podido. Pese a recuperar prácticamente una desventaja de 19 puntos alentados por los casi 400 espectadores que poblaban la grada del ‘Poli’ de Maó, el Made in Menorca hemos vuelto a caer frente al Flanigan Calvià (66-77), que ha sabido jugar con el margen de error que le otorgaba la clasificación y la experiencia de un trío que nos ha resultado letal: Matemalas-Morales-Carrasco.

Y nos hemos quedado con la duda, aunque no es excusa, de qué hubiera pasado si el factor físico nos hubiese sido algo más favorable. No nos referimos a tener a la plantilla al cien por cien, eso a estas alturas de la temporada es imposible, pero sí a la opción de contar con Pitu Jiménez -lo ha probado, pero el pinchazo en el gemelo ha sido superior a su voluntad y compromiso- y Ángel Piedra. Aunque también es cierto que ellos tenían una baja notable (Biel Torres) y que los que hemos estado en pista lo hemos dado todo.

El favorable inicio de partido (5-0, Jan y triple de Vargas) no ha sido sintomático. Y más bien sí su continuación. Carrasco se ha destapado con dos triples que le han cargado de confianza y el ex Jovent d’Alaior, Matemalas, ha empezado a generar destellos de la enorme calidad que atesora (7-11, parcial 0-9). El partido se ha tornado un intercambio de golpes, pero con mejor porcentaje visitante. Pau Comas ponía el -9, que Dani García ajustaba al término del primer cuarto (15-22).

La apertura del segundo cuarto ha sido demoledora por parte del Calvià… y de Matemalas. Y ya no era cuestión de defensa, porque nos ha clavado varias canastas ‘in your face’, que han activado a sus compañeros y han disparado el marcador tras el cuarto triple de Carrasco y un parcial de 2-11 (21-40). Máxima desventaja. Sin embargo, Jan Orfila ha sabido aprovechar la puntual ausencia de Chemari Morales y anotar 8 puntos consecutivos (29-40) para meternos de nuevo en el partido… aunque un triple prácticametne sobre la bocina del palmesano Matemalas nos ha helado el subidón.

La salida del vestuario se ha iniciado con un gancho de izquierda de Morales y la propuesta zonal de Óscar Olivenza. Pero nuestra predisposición defensiva ya era otra y hemos iniciado una remontada de aportación coral que ha culminado con un robo y culminación vía clínic de técnica individual de Dani García, bandeja suave de zurda (43-47, parcial de 11-0). Minuto de Calvià y vuelta a la realidad. Esto es, un par de despistes defensivos -dominaban el rebote- que han permitido al quinteto mallorquín oxigenar su situación (48-56, parcial 19-13).

El último cuarto ha nacido con un triple marca de la casi de ‘Maki’ García (51-56). Pero el desenlace posterior no nos ha sido favorable. Hemos estado erráticos en tiros liberados o bajo la canasta, todo lo contrario que nuestro rival, que a la mínima que ha podido nos ha castigado cada situación de ventaja que ha generado. Y liderados, de nuevo, por un enorme Iván Matemalas, quien tras “descansar” en el tercer cuarto nos ha “matado” con 17 puntos de los 21 anotados por el Calvià. Y sobre todo con dos triples cuanto todavía amenazábamos con optar a la victoria (55-62 a 55-65, 57-65 a 57-68). Por el camino nos hemos dejado algún tiro libre importante y nuestra respuesta y esfuerzo final ha sido baldío (66-77, parcial 18-21).

Bueno, pues no queda otra que seguir remando y apostando por fomentar nuestro deporte, trabajar para mejorar el espectáculo y los resultados, agradecer la asistencia de todo el público y convocar a nuestra afición “catalana” para la cita del próximo domingo en la pista del Grup Barna (13 horas). ¡Nos vemos!