Sergi Llufriu Arcos (Mahón, 1995) es la primera incorporación del Bàsquet Menorca para la próxima temporada.

El mahonés vuelve a la isla tras dejar Menorca con apenas 14 años dirección Sevilla, donde permaneció tres temporadas. Después Zaragoza y Zamora han sido sus destinos, la última temporada en dinámica completamente de Leb Plata.

“Llega con muchas ganas de trabajar y crecer como jugador, Sergi tiene la capacidad de trabajo necesaria para conseguir ser mejor jugador cuando acabe la temporada, y ayudar al equipo para que también evolucione”, según Miki Ortiz. “Es un jugador que nos puede aportar rebote, intensidad y sumar en otros aspectos que harán mejor al equipo”.

El ala-pívot vuelve a Menorca por una buena razón “porque me atrae el proyecto y me ilusiona volver a casa para defender una iniciativa de toda la isla”. La propuesta le atrae “por el compromiso que desprende y la posibilidad de jugar en el grupo de los equipos catalanes, que nos asegura un buen nivel de competición y la posibilidad de crecer como proyecto junto a ellos”.

Sergi Llufriu es una apuesta de futuro y se manifiesta convencido de que en el Bàsquet Menorca podrá crecer individualmente y ayudar a crecer al equipo, “aportaré juventud, intensidad y energía desde la posición de ‘3’, para la que he trabajado los tres últimos años, aunque puntualmente puedo ayudar como ‘4’”.

El Pavelló Menorca será el hogar de equipo, “me encanta que vuelva a abrirse. Es el escenario idóneo para volver a atraer a la afición y recuperar las sensaciones que se vivieron en esta pista hasta hace cinco años. El primer objetivo ha de ser convertirse en la mejor afición de EBA”.

Llufriu, tras la renovación de Jan Orfila y Jorge Jiménez, suma otra pieza más para esta temporada 2017/2018.