Por fin empieza todo, llegamos al inicio de la primera temporada del club, que tras superar numerosos obstáculos, inicia un camino repleto de ilusiones. Y llegados a este punto creemos necesario hacer público nuestro agradecimiento, y decir bien alto GRACIAS, gracias a muchas personas e instituciones sin quienes esta realidad no sería posible.

En primer lugar gracias al CCE Sant Lluís, a sus Presidentes, Paco Seguí y Rosendo Pons, y Junta, a sus entrenadores, quienes han luchado durante muchas temporadas por poner a su primer equipo en la escena nacional, y que tras varios intentos, consiguió el ascenso a Liga EBA, gestado por un grupo humano que heredamos, Xavi Carreras, Joan Martínez Escala y Miguel Ángel Hoyo, y sin quienes nada de lo que hacemos sería posible. Gracias.

Gracias a todos y cada uno de los Clubes de basquet de Menorca, gracias en particular a sus Presidentes que tan buenos consejos, y tan buena predisposición han mostrado para hacer realidad un sueño como este. Gracias por el enorme trabajo que supone gestionar las categorías de formación, sois ejemplares, gracias por ser valientes, y también gracias por confiar en el bien común que supone disponer de un equipo de todos, que pueda competir con cualquier rival sin complejos, pues gracias a vosotros Menorca es “Illa de Bàsquet”, y gracias a vuestro trabajo diario sentimos que podemos llevar a cabo este proyecto.

Gracias en particular a todos los jugadores que han pasado por el equipo, gracias una y mil veces a todos por vuestro sacrificio, por ser parte activa de este deporte, por luchar y por arriesgar sin pedir nada a cambio. Gracias capitán Sergio Muñoz, ejemplo de comportamiento para compañeros y rivales. Gracias a todos los demás guerreros que habeis pasado por la plantilla, gracias a los Murillo, Piedra, Piris, Pau Pons, Mesa, Vargas, Josua, Mateu, y un largo etcétera de amantes de nuestro deporte. Vuestro esfuerzo ha valido mucho la pena. Este Club es desde hoy vuestro Club, Gracias.

Por último dar las gracias a las instituciones que han colaborado en el proyecto que empieza, pues sin su apoyo no hubiera sido posible encontrar un hogar donde competir, y un bastón en el que apoyarnos para poder dar nuestros primeros pasos.

Gracias a Menorca, la Isla del Baloncesto.
Una illa, un equip!