Partido igualado entre Hestia Menorca y Pardinyes Lleida que no se resuelve hasta la última posesión (78-76)

El Pardinyes Lleida confirmó su capacidad para competir y vencer a los equipos de la parte alta de la tabla. En esta ocasión, tras un partido disputado y de alternativas, el Hestia Menorca tuvimos la posesión para llevarnos la victoria, con 77-76 a 14 segundos del final, que una línea “traidora” nos impidió ejecutar.

Raül, Víctor, Adri, Drew y Menno formaron para el salto inicial. Al mate inicial de Schmidt respondemos con tres aciertos desde los 6,75 de Timoner, Guebert i Méndez (2-9). Será nuestra máxima ventaja del partido. Stürup i Miller se combinan para sacar petróleo de la movilidad del juego catalán y le dan la vuelta al marcador (12-11 a 3:40). Cerramos el cuarto con un triple de Xavi Hernández (19-18). 4 de 6 desde la máxima distancia.

Estrenamos el segundo acto con un triple de Corbacho, que completa una buena salida con otro acierto de valor tres para un parcial de 3-10 (22-28). El Pardinyes halla el acierto desde la misma distancia para contrarrestar nuestra ventaja, al tiempo que la figura del veterano Xavi Mendiburu (7 puntos en el cuarto) adquiere relevancia sobrepasado el ecuador. Aun así, alcanzamos el descanso por delante en el electrónico. 36-37, parcial de 17-19.

Nuevo intercambio de triples a la vuelta del vestuario. Otegi (7p) y Hernández (8p) serán nuestras vías de anotación en un periodo en el que el quinteto de Gerard Encuentra adquiere su máxima ventaja (47-42 a 6:02) tras triple de Miller. Sendas acciones de 2+1 de nuestros pívot y base desactivarán cualquier duda y será director de juego mahonés quien equilibrará la cita desde los 4,60 con el reloj a cero. 57-57, parcial de 21-20.

Pese a la dificultad de mantener el acierto desde los 6,75 exhibido en la primera parte, abrimos el último cuarto con un 2+1 de Méndez. En el intercambio de acciones positivas emerge, por parte local, la figura de Balastegui (10 puntos en el cuarto) para equilibrar la amenaza Corbacho (8). De 57-60 a 66-65 a 69-70. Las alternativas son una constante y alcanzamos el último minuto con el equilibrio máximo: 72-72. Balastegui transforma el cuarto triple leridano del parcial y suma dos tiros libres, a 27 segundos del final, para el 77-73. Tiempo muerto y acción rápida para reducir la diferencia a la mínima expresión con un triple de Corbacho. 77-76 a 16 segundos. Final de infarto. Miller falla su viaje al tiro libre. Posesión nuestra a 14 segundos. Hacemos llegar el balón a Corbacho, que penetra y anota a 2 segundos del final. La acción es invalidada por haber pisado la línea lateral de la cancha. Forzamos una falta y Miller transforma un tiro libre. El último lanzamiento desde medio campo de Pitu Jiménez no halla el premio. Final: 78-76, parcial 21-19.

Toca seguir trabajando. El próximo sábado (19 horas) nos visita el Albacete Basket, cruce de intereses en todo lo alto.